Peñaflor de Gállego, un pueblito pintoresco



Zaragoza se encuentra rodeada de pueblos pintorescos y que poseen una fuerte identidad aragonesa, en donde lo rural y lo urbano se entremezclan en perfecto equilibrio. El ambiente bucólico del campo se conjuga con las numerosas conexiones que mantiene con el mundo de la metrópoli; vínculos que en muchos casos penetran muy profundamente en la historia.

Peñaflor de Gállego es uno de esos pueblos encantados, bendecidos por la cultura y la naturaleza, varios de sus edificios se remontan a la Edad Media y al Renacimiento. Incluso hay registro arqueológico de la Epoca Romana y se sospecha que por allí pasaba la calzada romana que unía Caesaraugusta con Lérida y también la que comuncaba con Los Pirineos. La iglesia de Nuestra Señora del Coro de los Angeles fue declarada Patrimonio de la Humanidad y si bien tiene varias reconstrucciones, su parte más antigua data del siglo XVI. Otro monumento muy importante, también de la época renacentista, es la Cartuja de Aula Dei, que fuera declarado Monumento Nacional en 1983. Entre sus tesoros se encuentran 11 murales pintados, en el siglo XVIII, por el genial artista plástico Francisco de Goya. Los alrededores de Peñaflor de Gállego conservan la belleza natural de lugar; la ribera del río Gállego con sus bosques y montes son un lugar ideal para emprender caminatas o paseos en bicicleta.

Vía: Página web de Peñaflor de Gállego


Deja un comentario


(*) Requerido, Tu email no será publicado