Bajando por el río Gállego


El río Gállego es uno de los más importantes y emblemáticos de Aragón. Es un afluente de la cuenca media del Ebro que ha ganado popularidad por su extensión, por sus bellos paisajes y por ser uno de los más significativos de Zaragoza, extendiéndose por casi 215 kilómetros de recorrido.

Nace a 2200 metros de altura en Col d’Aneu y aúna los afluentes del río Aguas Limpias, regulado por el pantano de la Sarra, Caldares, Escarra y Aurín. Seguir el recorrido del Gállego es encontrarse con múltiples embalses y zonas de gran belleza natural, donde la mano del hombre ha trabajado para utilizar el agua en regadíos y plantas hidroeléctricas.

El río Gállego termina en Zaragoza, la ciudad capital de la provincia. Hacia el este del casco urbano se puede encontrar la zona conocida como ‘anillo verde’, con sus árboles, plantas y flores que invitan a recorrer las afueras y dejarse llevar por los maravillosos escenarios naturales.

Una excelente manera de disfrutar en toda su extensión la magia del río Gállego, que cruza casi todo Aragón, es empezar descendiendo desde Sallent de Gállego y hacia el sur, siguiendo el cauce. Las imágenes de Los Pirineos dan pie a a los valles verdes y posteriormente a la tradición de árboles naranjas y amarillos que hacen a las tradiciones botánicas de Zaragoza.

Vía: riogallego


Deja un comentario


(*) Requerido, Tu email no será publicado